Nuestra historia

La Fundación Valle del Lili es una entidad privada, sin ánimo de lucro, oficialmente constituida el 25 de Noviembre de 1982, derivando su capital de donaciones del sector privado colombiano.

1982

La iniciativa nace del cardiólogo doctor Martín Wartenberg. Construir en la ciudad de Cali, una institución de alta complejidad como respuesta a una necesidad de soluciones médicas en la región. En esta fecha se socializa esta idea a un grupo de empresarios Vallecaucanos quienes demuestran su interés en este proyecto y se inicia la materialización. 

Posteriormente se firma el acta de constitución de fundadores el 20 de octubre de 1982 donde se eligió a la Primera Junta Directiva de la Fundación Valle del Lili.

1986

El 3 de marzo de 1986, se abrió la Clínica de servicios especializados en el barrio Centenario. En una propiedad cedida en calidad de préstamo para iniciar con la prestación de servicios ambulatorios sin perder nunca la visión en la alta complejidad. En esta época se seleccionan los primeros médicos especialistas, enfermeras calificadas, tecnología diagnóstica, y es nombrado como Director General el Doctor Vicente Borrero, quien con su liderazgo en la región consigue el terreno del Valle del Lili con donaciones del empresario Vallecaucano, e inicia el desarrollo de la construcción completa con la visión siempre presente

1990

Se da inicio a la construcción de la actual planta física. En un terreno donado por el grupo empresarial Vallecaucano en el terreno del Valle del Lili con toda la infraestructura y tecnología de vanguardia para esa época.

1994

El 7 de julio se realizó la inauguración oficial de la Sede actual. Con la participación de representantes del Gobierno nacional, benefactores, personal médico y administrativo de la clínica, entre otros y un importante despliegue en os medios de comunicación. Desde esa fecha hasta la actualidad se han prestado servicios de forma interrumpida con los máximos estándares de calidad que han posicionado a la Fundación Valle del Lili como una de las instituciones médicas más relevantes de América Latina.

Hoy

Es una Institución sin ánimo de lucro prestadora de servicios de salud, habilitada en Colombia, con 36 años de historia. Cuenta con una amplia trayectoria y excelente reconocimiento nacional e internacional, siempre a la vanguardia en investigación, educación y prestación en materia de salud y la ciencia. En la actualidad atiende pacientes de todas las regiones del país y diferentes ciudades del mundo gracias a su equipo médico de especialistas, a las nuevas tecnologías incorporadas y a un muy calificado personal asistencial y administrativo en la permanente búsqueda de la excelencia

La Fundación Valle del Lili ha orientado la prestación de sus servicios de salud hacia la alta y mediana complejidad, y para eso cuenta con personal altamente especializado, tecnología de punta e infraestructura hospitalaria que permite ofrecer atención integral y segura, generando valor a todos los grupos de interés.

¿Cómo fueron los inicios  de la Institución?

¿Cómo fueron los inicios de la Institución?

La Fundación Valle del Lili empezó a funcionar en la sede Centenario en marzo 3 de 1986, con los servicios de pruebas de esfuerzo y laboratorio clínico. Posteriormente, se empezó a realizar consulta de cardiología por los doctores: Martín Wartenberg, Jorge Araújo G., Jorge Velázquez Noreña y Pastor Olaya Rojas; e iniciaron especialización en cardiología los doctores Jairo Sánchez Blanco y Hugo Martínez Villamaría. Desde finales de 1986, se inició la apertura gradual de las unidades de Nefrología y diálisis, imágenes diagnósticas, oncología, ortopedia, litotricia y medicina nuclear. En agosto de 1993 se realizó el traslado a donde actualmente se encuentra ubicada la Institución.

¿Cómo se logró la creación  de la sede actual?

¿Cómo se logró la creación de la sede actual?

A través de una organización llamada PIFE, perteneciente a la Fundación Rockefeller y a la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos, que vincula profesionales norteamericanos jubilados, interesados en realizar obras de apoyo a países en desarrollo; se consiguió la ayuda de un reconocido arquitecto.